>

En esta sección usted encontrará la información más relevante y reciente del mundo de la literatura, para que siempre este informado de los libros que están dando de que hablar.

Además podrán encontrar artículos con opiniones sobre algunos de los títulos que usted podrá encontrar en Librería Loyola

MENSAJE SEÑOR ARZOBISPO EN OCASION DE LAS ELECCIONES DOM.6 SEPT.

Mensaje del señor Arzobispo

 

Mons. Oscar Julio Vian Morales, sdb

EN OCASIÓN DE LAS ELECCIONES GENERALES

A REALIZARSE EL DOMINGO 6 DE SEPTIEMBRE DE 2015

 

 

Hermanos y hermanas en el Señor: Estamos a pocos días de la fecha señalada para la primera vuelta de las elecciones generales, y por eso en mi calidad de pastor de la Iglesia particular de la Arquidiócesis de Guatemala, quiero hacer llegar este mensaje a todos ustedes, hermanos católicos, así como también a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, haciéndoles un llamado a participar en la consolidación de nuestra democracia la cual, aunque frágil, se verá fortalecida por la decisión ciudadana de elegir entre los candidatos que se están postulando para ser las nuevas autoridades de nuestro país.

La situación coyuntural de nuestra nación marcada por una grave crisis política y social, ha causado un fuerte desencanto en nuestra población, lo cual podría provocar un importante ausentismo en el evento electoral que se realizará este próximo domingo. Esto, sin embargo, sería un retroceso y una pérdida para nuestra democracia. Por eso, en este momento coyuntural para nuestro país, es importante tomar conciencia del derecho y deber, de la responsabilidad que tenemos de votar para elegir entre los candidatos a aquellos idóneos por su capacidad y honradez.

Muchos sectores de la población no quisieran que las elecciones generales se realizaran en medio de la crisis que estamos viviendo y piensan que no van a lograr el cambio del modelo político que nos ha llevado a esta crisis. Sin embargo creo que los grandes principios de la Doctrina Social de la Iglesia, son la búsqueda del bien común, la participación de todos y todas y el desarrollo de la política partidista en paz, deben hacernos asumir la responsabilidad de ejercer el derecho al voto, razonando con claridad y juzgando lo mejor posible sobre la realidad de los candidatos para hacer una elección responsable y consciente de las futuras autoridades, como decimos los Obispos en nuestro comunicado del 3 de junio de 2015, “Nos duele Guatemala”.

Quisiera recordar algunos criterios éticos que deberíamos tener presentes a la hora de decidir nuestro voto: 1) Debemos elegir candidatos o candidatas que no mientan, que no se dejen comprar, que luchen contra la corrupción y la denuncien. La honestidad y la transparencia en los candidatos tendrían que ser la expresión de que se dirigen con una conducta basada en valores éticos y principios claros. No sería sano, por tanto, votar por candidatos que han sido seriamente cuestionados por actos de corrupción en sus actuaciones pasadas. 2) Necesitamos que quienes van a ser escogidos conozcan las necesidades de las personas y sus comunidades, valoren nuestras culturas, comprendan nuestras situaciones y se involucren para resolverlas, que estén dispuestos a invertir prioritariamente en programas y servicios sociales, especialmente en lo que se refiere a la educación y la salud de las grandes mayorías que viven en pobreza extrema. 3) Debemos escoger a candidatos conscientes de la obligación de respetar la Constitución (1985), los Acuerdos de Paz (1996), y los Tratados Nacionales e internacionales ratificados por nuestro país. 4) Queremos elegir a candidatos que tengan propuestas de trabajo que se entiendan, que se puedan defender y que se puedan realizar; estos planes de trabajo deben responder a las necesidades e intereses de todos, especialmente de los más necesitados. 5) Debemos elegir candidatos que hayan trabajado en procesos de diálogo con la población, y por tanto, que sepan escuchar las demandas y opiniones de los electores. 6) La crisis que estamos viviendo en el país, obliga a que busquemos candidatos comprometidos con los Derechos Humanos, que promuevan no la confrontación sino la vida, la verdad, la justicia, el cuidado de la casa común y la reconciliación. 7) Necesitamos, asimismo, que los candidatos hayan trabajado con modelos de desarrollo que se basen en la equidad, el respeto al medio ambiente, la participación ciudadana, la justicia social, en otras palabras, un desarrollo más humano, integral y solidario. Votemos por personas coherentes, que no cambian de partido con tal de mantenerse en el poder a costa de lo que sea.

Los invito a razonar su voto con la mayor objetividad posible. Pidamos al Espíritu Santo que tengamos la luz necesaria para no dejarnos llevar simplemente por la propaganda que derrocha promesas falsas; evitemos votar por aquellos que quieren comprar nuestro voto con “engaños, propaganda falsa y populismo”, como decíamos los obispos en el Comunicado de febrero 2015: “La fe que actúa por la caridad”. Votemos por los mejores candidatos, no importa si las encuestas no los colocan entre los primeros. Votemos con una atención responsable, sabiendo que “la esperanza no defrauda” (Rom. 5,5). Los invito a acudir a las urnas electorales con la confianza puesta en Dios, a quien con toda certeza podemos decirle: “Sólo tú tienes palabras de vida eterna” (Jn. 6, 68s).

Hago un llamado a todos los miembros de los partidos políticos para que sean los primeros en colaborar para que estas elecciones generales se desarrollen en paz y sin ningún tipo de violencia, para que las elecciones sean un evento lleno de auténtico civismo. Que todos acepten los resultados de las urnas, tanto los que triunfen como los que no resulten favorecidos por el voto popular. Y, si fuera necesaria una segunda vuelta, que se desarrolle en el mismo clima de positiva participación ciudadana.

Los obispos de Guatemala soñamos, “queremos una Guatemala que viva en paz, sin violencia, en el respeto mutuo, con un futuro distinto para los más pobres y vulnerables”. Pidámoslo todos en la oración, invocando a Dios Padre para que nos conceda los gobernantes que Guatemala necesita para vivir en justicia y paz. Que nos ayude la poderosa intercesión de Nuestra Señora del Rosario, madre bondadosa de todo el noble pueblo de Guatemala.

Con mi bendición pastoral,

 

 Guatemala de la Asunción, 1 de septiembre de 2015.

+ Oscar Julio Vian Morales, sdb

Arzobispo Metropolitano de Santiago de Guatemala